Descubre la metodología por proyectos

Nevers Ikastetxea tiene como uno de los valores educativos principales la incorporación de la metodología por proyecto en la oferta educativa. Pero ni hoy ni nunca ha existido una única manera de afrontar este reto metodológico. Uno de sus puntos fuertes reside en su rigor curricular y en que el alumnado es siempre el centro del aprendizaje.

Queremos empezar este artículo con un proverbio de Confucio: “Lo que oigo, lo olvido; lo que veo, lo recuerdo; lo que hago, lo aprendo”.

Características de la metodología por proyectos

Una de las características fundamentales de la metodología por proyectos es que el alumnado aprende haciendo. Pero no hay que confundir con el hacer por hacer. Es utilizar conocimiento propio y conocimiento aprendido para afrontar los retos. El aprendizaje por proyectos es por lo tanto una característica clave de la innovación.

La metodología por proyectos no se reduce a un materia o una sola clase de materias. Cuando parte del sistema educativo se estructura por proyectos, convergen asignaturas como las matemáticas, la lengua, la tecnología, tal y como lo harían en la vida real.

La búsqueda y uso de la información enseña al alumnado a ser crítico y a filtrar las noticias. Habilidades fundamentales con la saturación informativa de hoy en día para saber obtener la información útil y veraz.

Ese punto de vista crítico es fundamental para afrontar los diferentes puestos de trabajo que pueden surgir en el futuro, ya que lo que se demanda a los empleados es más autonomía, lo que va en paralelo con el cambio de paradigma educativo. La metodología por proyectos desarrolla la responsabilidad, la independencia y el trabajo en equipo.

Los beneficios para el alumnado

El aprendizaje basado en proyectos conlleva una serie de beneficios y aprendizajes:

  1. Aprenden a planificar y a organizarse desde el comienzo del proyecto. Se reparten las tareas y las prioridades.
  2. El alumnado pasa a ser parte activa del aprendizaje, se empodera y asume   una autonomía y responsabilidad que no se adquiere con las clases magistrales.
  3. No hay alumnos desaventajados. Los proyectos permiten que todos los alumnos participen y sean competentes en diferentes ámbitos. Todos tienen algo que aportar. Eso les da confianza y se dan cuenta de su propio potencial.
  4. Se potencia la creatividad y el pensamiento lateral. No hay una sola manera de afrontar los problemas, muchas pueden ser las vías de solución del caso. El trabajo en equipo se vuelve por lo tanto fundamental.